Un gol de Messi en el descuento da la victoria al Inter de Miami en el debut del argentino en EE UU | Deportes

0


En un final feliz digno de Hollywood, la consumación del romance entre la ciudad de Miami y la nueva estrella de su equipo de fútbol, Lionel Messi, llegó tras seis semanas de coqueteos y de promesas de amor eterno con un golazo de falta en el último suspiro del partido que enfrentó el viernes por la noche al Inter Miami y los mexicanos del Cruz Azul. Esa sola genialidad, subrayada por una salva de fuegos artificiales rosas, bastó para dar la victoria a los suyos (2-1) y para que el astro argentino dejara claro qué lo han traído a hacer a este rincón hasta ahora olvidado del fútbol mundial.

Corría el minuto 94 de un partido espeso, el marcador estaba 1-1, y algunos de los 22.000 aficionados que no quisieron perderse el estreno de la nueva era de su equipo decidieron que era buena idea salir corriendo del estadio para ahorrarse el atasco, acaso sin saber que las reglas de la Leagues Cup, competición norteamericana de clubes, obligan a ir a los penaltis en caso de empate. No fue necesario. Messi cayó al suelo víctima de una falta. Cogió el balón, lo acarició con una de sus medias sonrisas, y, de pronto, estuvo claro lo que iba a pasar. Lo mandó desde una distancia de 20 metros directo a la escuadra.

”Sencillamente, vi el gol”, dijo el delantero al término del partido. “Lo vi, y supe que tenía que marcarlo”.

El éxtasis se apoderó de las gradas del estadio DNV PNK en Fort Lauderdale, ciudad a 40 kilómetros al norte, en la que juega el equipo mientras se construye una nueva cancha al lado del aeropuerto de Miami. Un espontáneo trató de saltar al campo y directivos, aficionados, jugadores y gran parte de los 200 periodistas del mundo acreditados para el encuentro, así como el propio Messi, respiraron aliviados. Al director deportivo, David Beckham, hasta se le saltaron las lágrimas. No en vano, el equipo, colista de la Conferencia Este de la liga estadounidense (Major League Soccer, MLS), llevaba siete partidos sin ganar.

El nuevo 10 del Inter, al que hasta entonces habían coreado hasta por su estilo para sentarse en el banquillo, salió al campo a los ocho minutos de la segunda parte. Lo hizo acompañado del otro gran fichaje de la temporada: Sergio Busquets, viejo compañero del vestuario del Barcelona. Durante la semana, el club ya había dejado claro que no iban a salir de inicio, que sus cuerpos de jugadores de leyenda en el ocaso, y al final ambos de una exigente temporada en Europa, no estaban para peligrosos alardes.

Messi anota de tiro libre contra el Cruz Azúl mexicano, el 21 de julio.
Messi anota de tiro libre contra el Cruz Azúl mexicano, el 21 de julio.CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH (EFE)

Al final, el entrenador Gerardo Tata Martino, otro recién llegado a Miami, los puso en juego antes de lo que parecía. Bastó una primera combinación entre ambos para que un latigazo de electricidad recorriera el estadio, y para que eso que se había visto sobre el terreno de juego en los 53 minutos anteriores pareciera otra cosa; parecida al fútbol, sí, pero otra cosa.

Mayoría argentina

Cobró sentido así la espera, durante la que la ciudad, que concentra la mayor cantidad de argentinos de Estados Unidos, se había volcado con su nuevo ídolo, inaugurando murales de arte urbano, diseñando cócteles y platos especiales en su honor.

Eran mayoría en el público, casi totalmente hispano, que había pagado entradas que llegaron a ofrecerse hasta por 10.000 dólares en la reventa. Todos vivieron el encuentro como una fiesta amenizada por famosos. Estuvo Kim Kardashian, que al parecer tiene un hijo fanático del fútbol, la tenista Serena Williams, la cantante Becky G, que cantó, de punta en blanco, el armónicamente endiablado himno estadounidense, y Lebron James, otro mito deportivo local, por las glorias que dio a la ciudad en sus años en Miami Heat. James y Messi se fundieron en un prolongado abrazo antes del comienzo del partido.

Al poco, empezó el encuentro, con un claro dominio de Cruz Azul, que desaprovechó una oportunidad tras otra. Seguramente, pocos se acordarán de él cuando se hable en el futuro de este partido, pero el héroe de la primera mitad para los de Miami fue uno solo: el portero Drake Callender. Evitó varias veces la tragedia. El jugador finlandés del Inter Robert Taylor convirtió al final la única oportunidad que tuvieron los locales en la primera parte con un derechazo desde la izquierda. Era el primer disparo a puerta del equipo.

Con Messi, Busquets y Josef Martínez, el tercer “jugador designado” del Inter ―una categoría que reservan las reglas de la MLS a los tres en la cúspide a los que no se les aplica el techo salarial que impone la competición al resto de los deportistas― las perspectivas locales mejoraron. De cuando en cuando, el argentino penetraba con asombrosa facilidad entre las líneas de Cruz Azul, en desarrollos un par de veces desbaratadas por el fuera de juego. A Busquets le costó más encontrar su voz en el partido.

Sergio Busquets, en su debut con el Inter de Miami.
Sergio Busquets, en su debut con el Inter de Miami.MARCO BELLO (REUTERS)

Y en estas, los mexicanos lograron lo que llevaban rato mereciendo. Fue en el minuto 64, con un gol del delantero Uriel Antuna, que recibió un pase dentro del área que estrelló con fuerza, primero en las manos de Callender y después en la red.

Cuando todo hacia presagiar lo peor, o al menos, el aburrimiento, llegó el gol de falta. Con él, cundió la sensación de que ha empezado con buen pie el idilio entre Miami y Messi, que ha firmado un contrato por dos temporadas y media, a razón de entre 50 y 60 millones de dólares por año más una participación a futuro en el club cuando se retire y una porción de los derechos de retransmisión televisiva, propiedad de Apple TV. También cobrará por la venta de equipación deportiva, y ese sí parece estos días en el sur de Florida un negocio redondo: las camisetas, tanto las oficiales como las piratas, están agotadas en casi todos lados, y se han hecho ubicuas, convirtiendo Miami en el único lugar en Estados Unidos en que este viernes el rosa no era sinónimo de la fiebre por el estreno de Barbie.

El idilio recién estrenado entre ciudad y jugador tendrá su segunda cita el martes, cuando el Inter se enfrente en casa en otro partido de la Leagues Cup al Atlanta United, equipo al que Martino hizo en 2018 ganar una liga. En esa competición, parada en Estados Unidos hasta final de agosto, el Inter es colista de la Conferencia Este. Matemáticamente, aún es posible que logren alcanzar los playoffs. No será fácil, pero, como quedó demostrado en su debut, a eso precisamente han traído a Messi a este rincón hasta ahora olvidado del fútbol mundial: a hacer que lo difícil parezca fácil.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

amie colleges in kerala freshpornclips.mobi xnxx malayali سكس سيدات كبيرة ounoun.com سكس ع الواقف افلام الاثارة الجنسية pornoamil.com صور السكس jiggle boobs pornfactory.info priyamani sex videos group sex porn xxxhindividoes.com blue film sex image
ولد ينيك امه فى البانيو yatarab.com قصص شكش kanade hentai hentaiclan.com mashu kyrielight hentai tamil antys sex onlyporn.mobi xvideos india www.humandigest.com kamporn.mobi nxxn.com forced indian sex xlxx.pro xxxx indian video com
inu no kimochi hentairulz.com fapdroid erotic4u kazatube.mobi indian aunty latest sex videos batman xxx kings-porno.com chuda chudi open lokal sax video desipornscandals.com hindisex tamil xex video masturbationporntrends.com x** blue film