“The Dapper Spaniard”: una conversación con Ales Ortuzar | Miami Art Basel 2023


“Uno de sus directores, un apuesto español llamado Ales Ortuzar, se acercó sigilosamente a la mesa [donde estaba David Zwirner]. ‘El segundo Kusama está vendido’, dijo. El precio fue de cuatrocientos veinte mil dólares”, así describe Nick Paumgarten para The New Yorker una de las transacciones de la galería David Zwirner durante una preventa VIP de la feria de Art Basel en Basilea, Suiza, un martes de junio de 2013, después de un desayuno con champán en el panóptico del centro de convenciones de la ciudad en la rivera oriental del Rin. La anécdota, que originó el apodo de “The Dapper Spaniard” con el que ocasionalmente la prensa neoyorquina se refiere a Ortuzar, esconde otra descripción igual de certera: su discreción, eficiencia y habilidad para cerrar una venta en uno de los mercados más competitivos. Cualidades que debe haber visto el dealer alemán David Zwirner cuando le propuso venir a trabajar a Nueva York.

Takako Yamaguchi
Innate Behavior, 1990 Oil, bronze leaf on canvas 72 x 96 inches (182.9 x 243.8 cm) (AO 2616) Copyright © Takako Yamaguchi. Courtesy the Artist and Ortuzar Projects, New York. Photo: Dario Lasagni
Takako Yamaguchi
Innate Behavior, 1990 Oil, bronze leaf on canvas 72 x 96 inches (182.9 x 243.8 cm) (AO 2616) Copyright © Takako Yamaguchi. Courtesy the Artist and Ortuzar Projects, New York. Photo: Dario Lasagni
Dario Lasagni

“Empecé en una galería en Londres hace ya casi 20 años. Fue ahí cuando conocí a David y en el 2008 vine a trabajar con él. En mi primer día de trabajo quebró Lehman Brothers. Fue un día catastrófico para el mercado del arte”, recuerda Ortuzar. “Fui de las primeras personas de nivel más senior que David trajo el negocio. Porque el resto del equipo había estado con él desde el principio creciendo orgánicamente”.

Ortuzar fue testigo y protagonista instrumental de una etapa de expansión y consolidación de la galería David Zwirner en la que pasó a operar cuatro espacios en la ciudad de Nueva York además de galerías en Los Ángeles, Londres, Hong Kong y París. “Cuando comencé el negocio era muy diferente a lo que es hoy en día. Era una galería con 40 empleados, tres espacios en la calle 19 y un espacio compartido en Uptown. Era un negocio bastante íntimo, en el que conocíamos a todos los artistas y al equipo”, cuenta de esa época. “Luego la empresa creció y creció y creció. Fue un gran privilegio haber trabajado con David en ese momento, porque aprendí un montón y vi la empresa multiplicarse por cinco en temas de empleados, ingresos… Abrimos la galería en Londres y en la 20th Street. Pero llegó un punto en que quería una relación más íntima con mis artistas. Añoraba esa colaboración estrecha y personal que veía que se iba perdiendo un poco. Eso fue lo que me motivó a dejar David Zwirner y montar Ortuzar Projects”, explica sobre la decisión de cambiar el curso de una exitosa carrera al lado del uno de los dealers de arte más influyentes del mundo para apostarlo todo por su talento y su proyecto personal.

Ernie Barnes
Slam Before the Storm, 1979 Signed "ERNIE BARNES" lower right; stamped with the artist's copyright stamp on the reverse Acrylic on canvas, in artist's frame 48 3/8 x 24 5/8 inches (122.9 x 62.5 cm)
(AO 2926) Copyright © Ernie Barnes Family Trust. Courtesy of Ortuzar Projects, New York, and Andrew Kreps Gallery, New York. Photo: Steven Probert
Ernie Barnes
Slam Before the Storm, 1979 Signed «ERNIE BARNES» lower right; stamped with the artist’s copyright stamp on the reverse Acrylic on canvas, in artist’s frame 48 3/8 x 24 5/8 inches (122.9 x 62.5 cm)
(AO 2926) Copyright © Ernie Barnes Family Trust. Courtesy of Ortuzar Projects, New York, and Andrew Kreps Gallery, New York. Photo: Steven Probert
Alan Shaffer

Es de noche en Paris cuando conversamos. Ortuzar está visitando estudios de artistas en varias ciudades europeas. “Estuve en Londres. Y mañana tengo una reunión con otro artista”, dice. Ortuzar Project se enfoca en representar “artistas internacionales que han desempeñado papeles críticos” dentro del canon delos siglos XX y XXI, “pero que no han recibido exposición crítica reciente en los Estados Unidos”. Por eso la elección de su portafolio de artistas depende de una combinación de factores. “Para mí lo más importante es poder contribuir en algo. Porque hay artistas maravillosos, que me encantan, que posiblemente podría exhibirlos, pero que mi trabajo no va a cambiar su trayectoria, con esos no me interesa mantener una relación de representación. Pero, en cambio, hay otros artistas que son maravillosos como Maruja Mallo, que nadie sabía quién era en Estados Unidos. Y a raíz de la exposición que montamos en Nueva York, causó mucho interés. Esa es mi motivación principal, poder tener un impacto en su trayectoria”.

Ese trabajo de posicionamiento exige una relación estrecha y una estrategia concreta que se complejiza cuando el artista mantiene relaciones con varias galerías. “Con los artistas vivos que representamos, trabajamos en todos los aspectos de su carrera. Con exposiciones en museos, publicaciones, libros; en algunos casos hasta creando fundaciones para el futuro. Por eso quiero mantener el roster de artistas más bien reducido”. Uno de los mejores ejemplos del trabajo que la galería realiza con sus artistas es la estadounidense Suzanne Jackson. “Cuando la conocí en el 2018 era un momento en el que no había mucho interés en su obra y desde que empezamos a trabajar con ella, hemos vendido al MoMA, al Whitney, a PS1 MoMA, a los diez principales museos de los Estados Unidos y va a tener una retrospectiva en PS1 MoMA. Ahora tiene una muestra en la Galleria d’Arte Moderna de Milán. Es una relación con la cual hemos disfrutado muchísimo y logrado tener un impacto del cual estamos muy orgullosos”, explica.

Suzanne Jackson Red Calligraphic, 2022 Acrylic, paper rolls, paint rag, produce bag netting 59 x 61 x 3 inches (149.9 x 154.9 x 7.6 cm) (AO 3078) Copyright © Suzanne Jackson. Courtesy the Artist and Ortuzar Projects, New York. Photo: David Kaminsky
Suzanne Jackson Red Calligraphic, 2022 Acrylic, paper rolls, paint rag, produce bag netting 59 x 61 x 3 inches (149.9 x 154.9 x 7.6 cm) (AO 3078) Copyright © Suzanne Jackson. Courtesy the Artist and Ortuzar Projects, New York. Photo: David Kaminsky

Ortuzar confiesa que habiendo nacido en España y vivido en Inglaterra y luego Nueva York le sorprendió la desarticulación entre el arte que se aprecia y celebra en cada lugar. “¿A lo mejor lo has experimentado también?”, me pregunta y asiento. “Hay artistas muy reconocidos en una ciudad y cuando viajas a otra nadie los conoce. Esa fue un poco la base de Ortuzar Project, intentar romper esas echo chambers e introducir artistas nuevos que no había mostrado su trabajo en Nueva York”.

Otra de sus líneas de interés son los artistas que han emigrado o han sido forzados a exiliarse. “En este momento en la galería estamos mostrando la obra de Carlos Almaraz [uno de los pioneros del arte chicano] que nació en México y luego se mudó a Los Ángeles. Me interesan los artistas que por alguna razón han cambiado de país, como Maruja Mallo [cuyo exilio incluyó un periplo por Portugal, Argentina y Nueva York] o Andrei Cădere que se fue a París”.

Matt Connors
Self-translating, 2014 Signed and dated 'Matt Connors 2014' (on the stretcher) Acrylic on canvas 90 x 75 1/4 inches (228.6 x 191.1 cm)
(AO 3182) Copyright © Matt Connors. Courtesy the Artist and Ortuzar Projects, New York. Photo: Steven Probert
Matt Connors
Self-translating, 2014 Signed and dated ‘Matt Connors 2014’ (on the stretcher) Acrylic on canvas 90 x 75 1/4 inches (228.6 x 191.1 cm)
(AO 3182) Copyright © Matt Connors. Courtesy the Artist and Ortuzar Projects, New York. Photo: Steven Probert
Steven Probert (Photo: Steven Probert)

Ortuzar tiene una amplia experiencia en ferias internacionales pero esta es la primera vez que participa en Art Basel Miami Beach con su propia galería. “A raíz de mi experiencia con David Zwirner, dónde hacíamos muchísimas ferias, cuando monté mi propia galería quise andar con cautela, pensando bien qué ferias queremos hacer. Lo principal para nosotros es tener el contenido, las obras o el proyecto adecuado para cada feria en que participamos. Para Frieze [Masters 2023] en Londres, por ejemplo, presentamos una serie de mujeres artistas en interesante diálogo entre ellas”. La selección de Ortuzar Projects para la feria londinense del pasado mes de octubre incluyó piezas de Gertrude Abercrombie, Lynda Benglis, Barbara Chase-Riboud, Suzanne Jackson, Lois Lane, Mary Lovelace O’Neal, Maruja Mallo, Rosemary Mayer, Betye Saar, Joan Snyder, Anita Steckel, Alma Thomas, Hannah Wilke y Takako Yamaguchi.

“Me daba miedo hacer demasiadas ferias, por eso no habíamos aplicado a Basel hasta ahora”, confiesa. “Para nosotros, Art Basel es un contexto diferente. Llevamos obra más bien reciente de nuestros artistas. Mostrando no tanto el lado histórico como el más contemporáneo del programa”. La selección de artistas que Ortuzar Project —una de solo tres nuevas galerías que ingresarán directamente al sector principal este año— exhibirá en el centro de convenciones de Miami Beach, del 8 al 10 de diciembre, incluye algunos de su portafolio como Takako Yamaguchi, Suzanne Jackson, Joey Terrill y Matt Connors, así como Lynda Benglis, con quien mantienen una relación de trabajo a pesar de que no tener su representación exclusiva.

Joey Terrill
A Bigger Piece, 2008
Acrylic and mixed media on canvas
36 x 60 inches (91.4 x 152.4 cm) (AO 1601) Copyright © Joey Terrill. Courtesy the Artist and Ortuzar Projects, New York. Photo: Steven Probert
Joey Terrill
A Bigger Piece, 2008
Acrylic and mixed media on canvas
36 x 60 inches (91.4 x 152.4 cm) (AO 1601) Copyright © Joey Terrill. Courtesy the Artist and Ortuzar Projects, New York. Photo: Steven Probert
Steven Probert (Photo: Steven Probert)

“Art Basel Miami Beach es un crossroad. A diferencia de otras ferias, tiene un enfoque hacia el mundo hispanoparlante que nos interesa mucho”, explica Ortuzar. “Y a pesar de la inestabilidad geopolítica y económica por la que el mundo está pasando, el mercado del arte sigue fuerte. Por lo que, desde el punto de vista de ventas, no vamos con miedo a la feria. Participamos con mucha ilusión de conocer nuevos museos y coleccionistas latinoamericanos.



Source link