la albiceleste paga cara la polémica de Messi en Hong Kong con el Inter de Miami


La influencia de Leo Messi en el mundo del fútbol, todavía en 2024, es inigualable e innegable, aunque a veces tenga consecuencias negativas para el astro argentino como ha sucedido ahora en China. En el país asiático, la Oficina de Deportes de la ciudad oriental de Guangzhou anunció este viernes la cancelación de un partido amistoso que la selección argentina de fútbol debía jugar allí en marzo, y todo por culpa de su capitán.

El ’10’ ha estado las últimas semanas rodeado por su polémica ausencia en la visita del Inter de Miami a Hong Kong, donde ni siquiera entrenó con su equipo ni participó en la que iba a ser una exhibición para el deleite de los fans asiáticos. Observó el encuentro desde la grada, aquejado de unas molestias por determinar ante las cuáles el Tata Martino solo pudo ser prudente, a pocas semanas de que arranque la MLS.

Sin embargo, como era de esperar, la no comparecencia de Messi desató la furia de los fans, que le dieron la espalda a la albiceleste y boicotearon el encuentro. Una reacción que se ha extendido por toda China, y que ahora ha provocado la suspensión de este compromiso amistoso de la campeona del mundo, que nada tiene que ver salvo por su capitán con el club estadounidense.


Estadio Santiago Bernabéu.

Independientemente, esta oficina afirmó que «no se dan las condiciones» para la disputa del evento prácticamente a modo de venganza. Han pasado pocos días desde la ausencia de Lionel Messi en ese partido que el Inter Miami jugó el pasado domingo contra una selección de Hong Kong (debido a unas molestias en el abductor), pero no tiene pinta de que el gigante asiático vaya a olvidar pronto la afrenta del vigente ganador del Balón de Oro y el ‘The Best’.

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) había confirmado de manera oficial que la selección argentina disputaría dos partidos amistosos en China en marzo de 2024, del 18 al 26. Primero, el equipo de Lionel Scaloni debía medirse ante Nigeria en Guangzhou, y después sería turno de enfrentarse a Costa de Marfil en Pekín. El primer choque no se disputará, y sobre el segundo aún no hay cancelación oficial, pero todo apunta a ello.

Es el efecto Messi. La gente deseaba poder ver al legendario jugador argentino en acción por primera y quizá última vez en su vida, por lo que la decepción fue mayúscula. El partido de exhibición que enfrentó el domingo a la selección hongkonesa con el Inter de Miami pretendía ser un espectáculo, pero se convirtió en un relato de desencanto y rabia generalizada, ya que el argentino ni siquiera se puso los botines y miró el partido desde un costado, por unas molestias.


El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta.

Prensa y aficionados chinos han estado criticando a Messi desde entonces por su supuesta actitud «impasible» e «inexpresiva» durante su estancia en Hong Kong. Mientras, en Japón, donde disputó el miércoles media hora de partido en otro amistoso, «parecía otra persona» y «saludaba a todo el mundo», lo que ha molestado aún más en China pese a las disculpas públicas de la Pulga. 

Messi se disculpó con sus aficionados chinos en la red social Weibo justo antes del partido del miércoles, diciendo que fue «una verdadera lástima» no poder jugar en Hong Kong por lesión. Del mismo modo, el Inter de Miami aclaró por su parte que simplemente era «demasiado arriesgado» que Messi jugara. Nada de ello sirvió, porque el enfado sigue siendo palpable.

Ahora, Tatler Asia, la empresa organizadora del duelo, ha tenido que recular y ha detallado este viernes también en un comunicado que reembolsará el 50 por ciento del precio de las entradas tras las críticas recibidas por la ausencia del argentino, lo que sin duda tampoco hará que en la compañía crezcan las simpatías por él.



Source link